Crear un Huerto en tu Jardín o Terraza

31.01.2017

Crear un huerto urbano es sencillo y no requiere de una gran inversión. Puedes aprovechar un pequeño rincón soleado de tu jardín para sembrar tus propias verduras y saborer frutas de tu propia cosecha. Si no tienes jardín y quieres convertir tu terraza en un pequeño huerto puedes utilizar grandes maceteros, sacos de rafia, mesas de cultivo o crer una cama de cultivo con cercas de madera o traviesas que se apoyan sobre el suelo y se rellenan con suatrato para huerto.

Como crear un Huerto en tu Jardín o terraza

A la hora de crear un Huerto en un pequeño jardín hay que tener en cuenta 2 factores fundamentales. El sol y el Agua, son los dos factores

más importantes para tener exito y que nuestras hortalizas crezcan sanas y fuertes.

La mayoría de las plantas necesitan entre 5 y 6 horas de sol al día para desarrollarse adecuadamente, de ahí que sea aconsejable colocar los cultivos en una orientación sur o suroeste. Sin embargo hay hortalizas que se adaptan muy bien a las condiciones de de semisombra, como las de hoja verde y las aromáticas, o incluso de sombra como las freasas. Por eso es muy importante planificar y estudiar lo que queremos plantar.

Nunca en espacios húmedos o con tendencia a encharcarse puesto que es el lugar preferido de las plagas y se destruiría toda la cosecha.

No hay que olvidarse de disponer de un espacio para guardar los útiles de trabajo y los elementos de decoración y utilización. También es muy conveniente prever una zona donde almacenar la tierra, el estiércol y los restos de cosechas antes de eliminarlos o compostarlos.

1. Preparar el Terreno: Sustrato y Abonos

  • Si el huerto se prepara en una esquina de un jardín.

Busca un lugar soleado, protegido del viento y donde pueda llegar el agua de riego.

Es importante delimitar bien el terreno donde vamos a realizar nuestro huerto, protegiendolo de mascotas y niños pequeños.

Preparar el terreno es muy importante para conseguir una tierra fértil, mullida, profunda, con buen drenaje y que al mismo tiempo sea capaz de retener el agua. Lo primero que tienes que hacer es quitar las malas hierbas, puedes hacerlo a mano o utilizar un herbicida específico. Existen tres tipos básicos de herbicidas que nos ayudan a combatir las malas hierbas: los herbicidas totales y persistentes, los herbicidas totales sin persistencia y los herbicidas selectivos. Dependiendo del número de malas hierbas, su tipo, y si tenemos o no cultivos, utilizaremos unos u otros.

A continuación, debes labrar a unos 30-40 cm de profundidad remover bien la tierra y deshacer todos los terrones. Por último, alisa el terreno con un rastrillo.

Es conveniente en las primeras fases de creación del huerto incorporar un buen Sustrato específico para huerta.

Quince días antes de sembrar debes Abonar el terreno: Existen abonos específicos para huerto . Los granulados se esparcen o entrecavan en el terreno, mientas que los líquidos (que suelen ser de efecto rápido) se diluyen en el agua del riego..

  • Si el huerto se prepara en una terraza o patio.

Maceteras de madera, pequeñas mesas de cultivo, sacos de rafia o minihuertos verticales son algunos de los soportes idóneos para iniciarte en el cultivo y optimizar al máximo el espacio de tu terraza, patio o jardín. Una de las ventajas de estos soportes es que son ligeros, fáciles de mover y trasladar en busca del sitio adecuado para el crecimiento de las semillas y plantones.

Si el espacio no es un problema, puedes utilizar mesas de plantación en el suelo. Tienen más fondo y capacidad para aumentar el número y las especies de tu huerto. Además, te permiten cultivar hortalizas que crecen a lo alto como tomateras, guisantes y judías. Las camas de cultivo, cercos de madera sin fondo que se colocan directamente sobre el terreno, son otra opción para disfrutar de un huerto tradicional con una imagen ordenada. Para favorecer el drenaje y la profundización de las raíces es conveniente retirar la capa de hierba y apoyar la cama sobre la tierra desnuda.

Lo primero que tienes que hacer es rellenar los recipientes con una fina capa de gravilla para mejorar el drenaje. A continuación añadea a los recipientes (maceteras, sacos, mesas de cultivo, camas de cultivo, etc...) un buen sustrato, existen muchos tipos de sustratos, los tienes específicos para huerta, 100% ecológicos, universales, etc....

Los nutrientes de los sutratos se agotan a los 45 días, es en ese momento cuando tienes que empezar a abonar. te recomendamos que uses un buen fertilizante de liberación lenta. Lo puedes utilizar líquido o granulado teniendo en cuenta la superficie y las plantas que quieras sembrar.

2. El Riego

  • Huerto en el Jardín

Nunca se debe pasar de 1 o 2 riegos diarios aportando la dotación diaria (de 5 a 10 litros/m2) en un total de 30 a 40 minutos. Estas recomendaciones son generales, y dependen de muchos factores (clima, suelo, plantas, etc.), por lo que deberemos adaptarlas a nuestras condiciones particulares.

La mejor hora para regar es a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, ya que son las horas más frescas. Sobretodo, debe evitarse el riego en las horas de máxima radiación solar y evitar regar en exceso para no provocar encharcamientos. Los encharcamientos provocan un debilitamiento del césped, por lo que es más sensible al ataque de los hongos. Además, si recibe demasiada agua, no la absorbe bien y se pierde por infiltración profunda, desaprovechando la mayor parte.

Los sistemas de riego automático por goteo o exudación son una opción con muchas ventajas para los huertos en el suelo del jardín o en camas de cultivo.:

Aprovechan al máximo el agua.,Concentran el riego en las raíces. Reducen el riesgo de hongos y enfermedades porque no mojan el follaje. Ahorran trabajo, al ser automáticos.

Es recomendable instalar un programador de riego que controle lafrecuencia y cantidad de agua. Existen tuberias con los goteros integrados y otras en la que debes de hacer los agujeros según la disposición de tus plantas en el huerto. También las hay con caudal fijo y otra con el caudal variable.

Si no tienes posibilidades de instalar un sistema automático, siempre tienes la opción de regar tu mismo con una manguera o una regadera, teniendo en cuenta siempre la época del año, la especie y la fase de desrrollo de la planta.

El periodo de riego, según las condiciones climáticas en España, varía normalmente entre Marzo y Septiembre, aunque en las zonas más cálidas se alarga un poco más hasta Noviembre. Dependiendo de la zona geográfica y las características/exigencias de cada jardín, se puede regar, de forma general, de la siguiente manera (Siempre sin llegar a encharcar el terreno):

  • De noviembre a marzo: Cada 20 días si no llueve de forma significativa durante este tiempo.
  • Abril y Mayo: Días alternos o cada dos días en caso de primaveras suaves.
  • De junio a agosto: Riego diario. En zonas muy secas con veranos muy cálidos es aconsejable regar 2 veces al día (mañana y tarde).
  • De septiembre a noviembre: Días alternos o cada dos días en caso de otoños suaves.
  • Huerto en terraza o patio

En huertos pequeños, semilleros y otros soportes de cultivo lo ideal son los riegos cortos y frecuentes. Ten en cuenta que en los sacos de rafia y en las macetas el agua se agota antes que en el suelo. Intensifica el riego con la subida de temperaturas y el crecimiento de las plantas. Intenta no mojar las flores y hojas para evitar que surgan hongos.

3. Planificación del huerto

Una vez que ya tenemos el espacio y la tierra preparada necesitamos planificar bien los que tenemos y lo que queremos plantar. Es importante tener en cuenta donde se encuentra nuestra huerta, la época del año en la que estamos y lo que queremos obtener.

La rapidez de la germinación depende en gran parte de las condiciones climáticas y de la hortaliza considerada. No es fácil saber el tiempo en que se produzca la cosecha y por lo tanto, el momento exacto de la recolección ya que el rendimiento y la precocidad varían mucho según el suelo y el tiempo.

Parcela y organiza el huerto para agrupar las plantas con las mismas necesidades de riego, sol, nutrientes y sustrato. Ten en cuenta también la distancia que necesita cada planta para crecer adecuadamente y el tipo de raices que poseen.

Aquí tienes varios ejemplos de las distintas necesidades especiales de algunas hortalizas:

Tomates, patatas y berenjenas: gran cantidad de abono orgánico en el sustrato.
Judías, habas y guisantes: rotar con coles y coliflores.
Coles y coliflores: necesitan muchos nutrientes.
Cebollas, zanahorias y puerros: necesitan poca agua y nutrientes.

En nuestro Calendario de Siembra tienes un cuadro orientativo de la cantidad de riego y la distancia a plantar en cada especie.

4. La siembra

Antes de comenzar a sembrar, debemos cerciorarnos que la tierra está lo suficientemente húmeda para poder cultivar. Debemos sembrar cada cultivo a la profundidad que requiere, ya que por enterrarlas demasiado profundas, pueden no germinar.

La rapidez de la germinación depende en gran parte de las condiciones climáticas y de la hortaliza considerada. No es fácil saber el tiempo en que se produzca la cosecha y por lo tanto, el momento exacto de la recolección ya que el rendimiento y la precocidad varían mucho según el suelo y el tiempo.

Antes de sembrar tenemos que tener claro distintos conceptos:

Semilla: Existen distintos tipos de semillas. Normalmente las semillas comerciales vienes en sobres don de se indica la especie y sus necesidades de siembra (época del año, cantidadd e agua, distancia entres emillas,etc...)

Plantel o plantón o taco de planta:: Son semillas ya germinadas. El tamaño del brote puede depender de la planta, pero hemos de descartar aquellos que sean demasiado pequeños o demasiado grandes. Sabemos que es demasiado pequeño si todavía tiene las primeras hojas de brote y es demasiado grande cuando el plantel empieza a secar y a coger un color amarillo por falta de agua o nutrientes en el recipiente de siembra. Utilizar plantel es la forma habitual de conseguir nuestras plantas para horticultura urbana.

Semillero: Son recipientes preparados con compartimentos individuales para semillas. Estos compartimentos suelen tener una media de 10cm3 de capacidad. En la época de siembra de cada especie se llenan estos compartimentos de sustrato y se planta una semilla en cada uno. De esta manera cuando empiezan a germinar se pueden quitar los brotes con raíz y tierra (todo junto) para trasplantar en su ubicación definitiva. Usando semilleros ahorramos espacio de nuestros huertos urbanos para poder tener nuestro propio plantel. Los semilleros profesionales suelen ser de poliespán, corcho o plásticos con capacidad para cientos de semillas por bandeja (habitualmente sobre 300 unidades). 

Las semillas deben germinar en semillero antes de llevarlas al lugar definitivo. Si optas por sembrarlas directamente en el suelo tienes que enterrarlas a una profundidad equivalente a tres veces su tamaño y después apisonar la tierra con un rulo. Los semilleros te permiten anticipar la siembra de algunos cultivos para obtener plantones listos en mayo. Siembra una o dos semillas en cada alveolo, llena con sustrato, riega de forma suave y emplaza el semillero en un lugar luminoso pero fuera del sol directo y a una temperatura templada (entre 15° y 18°).

Existen plantas que no necesitan semillero, como es el caso de muchos bulbos, como la patatas, cebolla, ajo...que se plantan directamente en la tierra. Otras semillas necesitan semilleros protegidos y otras se plantan directamente en el suelo. Todo depende de la especie y la época del año en la qiue quieras plantar.En nuestro calendario de Siembra puedes ver la época de siembra de las distintas verduras y hortalizas, y cuando se preparan los semillero o se planta el plantón.

También tienes que tener en cuenta la Rotación de Cultivos: La rotación de cultivos consiste en alternar plantas de diferentes familias y con necesidades nutritivas diferentes en un mismo lugar durante distintos ciclos, evitando que el suelo se agote y que las enfermedades que afectan a un tipo de plantas se perpetúen en un tiempo determinado .Además de evitar riesgos de parásitos y plagas, la rotación de cultivos permite tener cosechas en épocas diferentes, y evita la proliferación de las malas hierbas.

5. El mantenimiento de la Huerta: Tu huerto mes a mes.

En el proximo post os indicaremos las actividades que debemos realizar en nuestra huerta según el mes y la época del año en la que estemos.